Preguntas transformadoras

¿Has pensado que si te hicieras la pregunta adecuada, tu vida podría dar un giro total? Mi abuela, una mujer enérgica y emprendedora, decía que en el camino de la vida “con sólo doblar una esquina toda tu vida podría cambiar al instante”. Si no lo crees así, piensa en una decisión singular que hayas tomado y en la manera en que ésta transformó tu vida, tus creencias, tu ocupación, e incluso el país donde vives actualmente. Esa fue tu esquina. Y hay más. ¿Por qué conformarse con una?


Según Tony Robbins, “las preguntas que nos hacemos determinan  la calidad de vida que llevamos”. En el proceso de coaching, el/la coach creará el entorno y ambiente adecuados para que su cliente pueda reflexionar acerca de su situación, y conectarse con sus opciones y su potencial. Muchas son las herramientas que utiliza un/una coach profesional en este proceso, y una de las herramientas más potentes que utiliza, son las preguntas. Piénsalo, una pregunta genera movimiento mental y, si es verdaderamente transformadora, generará la movilización de los recursos internos y externos de su cliente, e incluso movimiento hacia la acción.
 

¿Qué tipo de camino transitas en estos momentos de tu vida?
¿Es el mismo camino, una y otra vez?
¿Ofrece opciones tu camino?
¿Puedes doblar esquinas, girar, subir, bajar, y transformar así tu paisaje y tu manera de experimentar el mundo?
¿Lo transitas con curiosidad, descubriendo nuevos elementos, nuevas personas, nuevas experiencias, o lo transitas con aburrimiento y hastío, con la sensación de “siempre lo mismo”?
¿Transitas una variedad de caminos que permiten que te expandas y actives y compartas tus diferentes recursos, dones y talentos (hasta aquellos que ni sabías que existían dentro de ti)?
¿Qué caminos te gustaría transitar en esta nueva etapa de tu vida, además de, o en lugar de, el que transitas a diario?
Y la última en esta serie (¡quedan más!): El camino que transitas actualmente, ¿le habla a tu corazón, y al corazón de las personas que te rodean? ¿Qué responde tu corazón?
Hace unos meses llegó a mis manos un pequeño libro de Gay Hendricks, titulado Five Wishes (Cinco Deseos). En él, Hendricks relata un encuentro casual en una fiesta a la que, en un principio, no deseaba ir. Aburrido y con pocas ganas de hacer lo que en inglés llamamos “small talk” (conversaciones superficiales), iba pasando de invitado a invitado, cuando llegó a Ed quien, al igual que él, no disfrutaba de las fiestas, ni de las conversaciones inconsecuentes que en ellas surgían. De modo que acuerdan tener una conversación profunda. Después del momento inicial de indecisión (“Empieza tú”, “No, mejor empieza tú”), Ed le cuenta a Gay que había estado a punto de morirse (¡eso si que es una conversación profunda!), y que actualmente consideraba que era lo mejor que le había pasado porque en su lecho de muerte alguien le había hecho el regalo de una pregunta que había cambiado su vida.
Hendricks, que en ese momento de su vida transitaba una y otra vez el mismo y trillado camino, desea, ansioso, conocer esa misteriosa pregunta que a partir de entonces continúa influyendo en la vida de Ed. Este le pide que se imagine dentro de cincuenta, o más, años en su lecho de muerte y que, mirándole a los ojos, le hace tres preguntas. Ahora, te pido que te hagas tú las mismas preguntas.
PRIMERA PREGUNTA: ¿Fue tu vida un éxito rotundo? Si no lo fue, te estarás dando algunos motivos por los que no lo fue.
Por ejemplo,  “Mi vida no fue un éxito rotundo porque nunca me permití dedicarme a la música, que es lo que siempre anhelé en mi vida.” (Por lo visto, J.Paul Getty, que en su momento fue el hombre más rico del mundo, dijo en su lecho de muerte que felizmente hubiera renunciado a todos sus millones a cambio de una única experiencia de felicidad matrimonial – da qué pensar, ¿no?).
SEGUNDA PREGUNTA: ¿Qué te hubiera gustado que ocurriera para que tu vida fuera un éxito rotundo? Ahora convierte tu deseo en un resultado conseguido.
Por ejemplo,  “Mi vida es un éxito rotundo porque estoy disfrutando de mis talentos a través de la música, dedicando parte de mi tiempo libre a componer y a tocar música en grupo. Me deleito en ello y deleito a los demás”.
TERCERA PREGUNTA: ¿Cuál es un primer paso que vas a dar de inmediato que te va a acercar a ese resultado que acabas de mencionar?
El enfoque hacia la acción es fundamental en el proceso del coaching. Detalla el primer paso y los pasos subsiguientes, con fecha, y anota los pasos en tu agenda, comprometiéndote a comenzar “ya”.
Por ejemplo, AHORA: “Sacar mi guitarra acústica, limpiarla y cambiarle las cuerdas”. A DIARIO: “Practico 45 minutos de 20:00 a 20:45”. 14 abril: Llamar a Pablo y Julia e invitarles a formar un grupo.
Y así sucesivamente. El camino que exploras puede ser el de pareja, el laboral, el de salud, el del ocio, el de finanzas, o cualquier otro que sea importante para ti en estos momentos.
Trina Paulia relata la historia de una oruga, de nombre Amarilla que, al escuchar por primera vez la palabra mariposa, se emociona por dentro y pregunta: “Pero, ¿qué es una mariposa?”
Su compañera oruga, desde dentro de su capullo le responde: “Es lo que estás destinada a ser”. Amarilla, entre curiosa y desafiante le pregunta: “Cómo puedo creer que llevo una mariposa dentro cuando lo único que veo es un gusano peludo?”  Y añade: “¿Cómo se convierte una en mariposa?”    A lo que la oruga, desde su capullo le responde:
«Debes desear tanto volar que estás dispuesta a dejar de ser oruga».
Una última pregunta, en esta sesión de coaching transformador. Estás ante ese camino que anhelas transitar, lo tienes delante, puedes verlo, sentirlo, tocarlo, e incluso oírlo, porque le susurra dulcemente a tu corazón. Sólo te queda dar el paso. Un paso adelante solamente. ¿En quién necesitas convertirte para darlo?
About the author

13 Responses
  1. Javier Batista

    Sencillamente maravilloso.Primero que nada Felicidades por tu blog, Vanessa; me imagino que llevabas tiempo ya madurándolo…y de hecho celebro el que ya lo tengas operativo. Ahora a actualizarlo.
    Por otro lado me gustaría comentar al respecto de tu 2ª entrada; que es maravillosa (tengan en cuenta que no soy un profesional del coaching) y que, como todo lo que sugieres o expresas, motiva reflexión. La mía?, y si uno no tiene ese otro/a compañero/a que te ayude a hacerte esas preguntas?; a identificar esquinas en la vida?; a ver con más claridad?. No saben lo que tienen aquellos que sí lo tienen.

    Un fuerte abrazo.

  2. ¡Hola Javier! Gracias por compartir tus inquietudes. Te contesto con otra metáfora, basada en una idea de Michael Neill: imagina que estás ante un ventilador eléctrico que funciona a toda potencia. El reto para ti está en lograr lanzar las 52 cartas de una baraja (¡48 si es la española!) por entre las aspas del ventilador, de modo que lleguen intactas al otro lado. Por cada naipe que llegue al otro lado, intacto, recibirás 100€, por cada naipe que llegue al otro lado dañado, recibirás 25€, y por cada naipe que caiga al suelo sin haber atravesado las aspas, pagarás 50€. ¿Cómo lo haces?

    Lejos de hacer una lista de todas las posibilidades (¡espero que hayas pensado en al menos una!), me voy directa a lo más práctico: desenchufas el ventilador, de modo que las aspas detengan su movimiento, antes de comenzar a lanzar los naipes.

    En la búsqueda de respuestas, durante la exploración de tu paisaje personal, permite de vez en cuando que tu mente acalle, para poder conectarte a tu Sabiduría Interna. Mi siguiente pregunta: cuando permites que tu Sabiduría Interna hable, verdaderamente, ¿qué escuchas?

    Un abrazo,

    Vanessa

  3. Bravo Vanessa bravo. Me ha encnatado el blog, me ha encantado el post, y me han encantado las palabras que aqui he hayado.

    Casi no tengo palabras para espresarte lo que siento porque en mi cabeza no dejan de sonar preguntas sobre mi camino. Me has hecho reflesionar mucho y me tomaré mi tiempo en contestarme todas las que pueda.

    Ahora espero impaciente el siguiente post. Que deseo no nos hagas esperar. Felicididades por este regalo y el salto que has dado. Ya veras es maravilloso.

  4. Anonymous

    Hola Vanessa, de verdad que bien sabes dar, transforma las cosas y a la gente, viras mi casa del revés porque haces que mire en mi interior. Eres una gran persona y tienes una magia que compartes. Gracias

  5. Gracias «Anónimo», por tomarte el tiempo para compartir conmigo. Lo bueno de virar la casa del revés es que es una oportunidad para reunir lo que ya no hace falta, regalarlo a quien lo pueda aprovechar mejor, y hacer espacio para aquello que está por llegar.

    Un abrazo,

    Vanessa

  6. Nélida Déniz

    Este año he doblado varias esquinas y una -sin conocimiento previo- me llevó a ti, me llevó más profundamente a mí…

    Mi corazón responde a diario, a cada segundo, y a cada segundo decido latirlo o no…

    Ayer, practicando sesiones de Coach le hice una pregunta a un compañero sobre una situación determinada: «¿Por qué no eres tú?»

    Resuenan las palabras en mi cabeza y en mi pecho, siendo consciente de que yo también debo (quiero) contestar… ¡Movimiento!, esencialmente.

    Gracias por todo y más, Vanessa.

  7. Muchas gracias, querida Neli. El efecto «multiplicador» de los encuentros sagrados, como los llama el «Curso de Milagros»… son los encuentros que nos llevan más profundamente a nosotras mismas y a las demás personas… Gracias por estar y compartir-te.

    Un abrazo,

    Vanessa

Leave a Reply

Entradas Recientes

Categorías