Invitación a PAUSAR

Hagamos una P-A-U-S-A en el Camino.

   

Cierra los ojos.

Respira, soltando el aire lentamente.

Pon ambas manos sobre tu corazón.

Con tu voz más tierna y dulce, di para tus adentros: “[Tu nombre], estoy aquí para ti”.

Dilo de nuevo, dulcemente: “Estoy aquí para ti”.

Una vez más, despacio: “Estoy aquí para ti”.

Siente y agradece este instante de intimidad con la vida que llevas dentro.

No todo el mundo tendrá hoy esta oportunidad.

Repite una o más veces cada día.

Gracias por tu Compañía.

Y mucha Luz en tu Camino.

About the author

Leave a Reply

Entradas Recientes

Categorías